Algunos remedios naturales para tratar las estrías

Después del gran momento, la llegada del bebé, solo hay lugar para la alegría; un nuevo miembro en la familia, te olvidas de lo complicado que pudo ser el parto y solo quieres estar al lado del nene. No obstante la emoción de ser madre, no puedes evitar dejar de ver las estrías que han quedado como recuerdo de tu época de “dulce espera”. ¿Cómo pasar por alto aquellas marcas tan notorias que se presentan cuando las fibras elásticas de tu piel se rompen? Al principio las estrías lucen con cierta tonalidad rosácea, después adquieren un aspecto rojizo y al final se ven blancas. Los sitios donde son más notorias son el abdomen, los muslos, los brazos y las caderas. ¿Tienes que vestir como una monja para ocultar esas molestas marcas? ¡Nada de eso! Acá te daremos a conocer los secretos más efectivos para que tu piel vuelva a lucir como la de una niña.

Hacíamos mención del embarazo, sin embargo estas atrofias cutáneas se pueden presentar por diversas circunstancias, entre las más comunes están los cambios súbitos de peso, cuando subimos rápidamente de talla nuestra piel se ve forzada a amoldarse a “las nuevas circunstancias” y es aquí cuando ocurre el rompimiento. Los cambios hormonales, factores genéticos o la excesiva práctica de ejercicio ayudan a que las estrías tengan lugar. Sin importar cuál sea tu caso en particular, hay una serie de recomendaciones que pueden ayudarte a lidiar con ellas; desde tratamientos con aloe, patatas y huevo hasta exfoliación con azúcar, los siguientes trucos harán que desempolves tu minifalda y vuelvas a lucir con orgullos aquel esqueleto que hace tanto tiempo no te pones.

Cola de caballo
Esta planta medicinal contiene un componente regenerante conocido como silicio, el cual resulta muy eficaz para tratar el problema en cuestión. Tienes que macerar por lo menos durante un mes en un litro de alcohol de 40 grados cien gramos de cola de caballo; puedes añadir unas ocho o diez gotas de jugo de limón. Transcurrido el tiempo indicado diluye con medio litro de agua. Una vez tengas lista la preparación masajea sobre la zona afectada de manera circular dos veces al día.


Pasta de zanahoria
Coloca una zanahoria al vapor hasta que quede suave. Luego haz un puré y colócalo sobre las áreas a tratar y espera que actúe por media hora. Enjuaga con agua fría.

Exfoliación con azúcar
Toma una cucharada de azúcar. Una vez estés en la ducha y con la piel húmeda realiza un ligero y profundo masaje en la zona donde tengas las estrías. Hazlo de forma suave, asegúrate de reactivar a través del azúcar la circulación en el área que estás masajeando.

Crema de aguacate, miel y limón
Mezcla todos los ingredientes hasta que obtengas una pasta suave. Ahora aplica sobre las zonas afectadas y espera a que actúe por espacio de diez a veinte minutos, cumplido ese tiempo enjuaga con abundante agua tibia.

Aceite de coco
Introduce dos cucharaditas de aceite de coco en un recipiente que a la vez vas a colocar en baño maría hasta que se caliente el aceite. Ahora aplica mediante un masaje sobre las áreas donde están las estrías; el aceite de coco no solo ayuda a erradicar las estrías sino que además previene su aparición.